General
Miércoles 11 de diciembre de 2019

INVERSIONES QUE BUSCAN EL EQUILIBRIO ENTRE BENEFICIOS E IMPACTO SOCIAL

 

INVERSIONES BUSCANDO EL EQUILIBRIO ENTRE BENEFICIOS E IMPACTO SOCIAL

 

 

 Existe un cruce generacional que debemos aprovechar. Los de la generación X (39-53 años) en plena madurez personal y profesional tienen que ser el puente de unión entre las generaciones que le anteceden, la silenciosa (74-93 años) y la baby boomer (54-73 años) y las que le suceden, la millenial (18-38 años) y la Z (7-17 años).

 No en vano los puestos de responsabilidad en la mayoría de las empresas están dirigidas por hombres y mujeres de la gen. X y, aunque menos conocido, también las startups de éxito están fundadas por miembros de esta generación, la media en 45 años según un estudio de la Havard Business Review

 Ahora bien cuando hablamos de inversiones la cosa cambia. La gen. X se acostumbró a tener a disposición productos de inversión enlatados procedentes de intermediarios, gestoras de fondos y bancos principalmente y como se ha visto tras la gran crisis, aquellos que invirtieron fueron incluso engañados en muchos casos. No obstante era lo existente en el mercado. Hoy las cosas son distintas. La mayoría de los ahorradores no se preocupaba por conocer qué se hace con su inversión cuando contrata, por ejemplo, un fondo o un plan de pensiones; pero esto está cambiando y hoy las personas comienzan a pedir explicaciones a los gestores de su ahorro para conocer no solo la evolución de su rentabilidad, sino también para asegurarse de que sus inversiones se alinean con sus principios. 

 Aprendiendo de los errores del pasado ya no solo cuenta la rentabilidad a la hora de decidir dónde invertir. Esa gen.X pero sobretodo la millenial buscan invertir de una manera que se protejan ciertos valores sociales. Este grupo inteligente, ético y en crecimiento gasta conscientemente su dinero como ningún otro grupo demográfico antes que ellos. El impacto de su euro es tan importante como el beneficio que genera, algo que la inversión no se ha visto obligada a considerar seriamente hasta ahora que se han dado cuenta -quizás tarde-, que los jóvenes inversores no confían en las corporaciones tradicionales.

 Es posible que esta generación tenga menos dinero para gastar, pero abarca más inversiones que las anteriores, y sus decisiones de inversión consideran el impacto general. A diferencia de sus predecesores, desea respaldar proyectos que buscan activamente un cambio positivo. Los proyectos exitosos de financiación de capital en el futuro deberán perseguir las ganancias tanto como el bien social, o en otras palabras, el equilibrio entre beneficios e impacto social.

 

La inversión socialmente responsable (ISR)

 

INVERSIONES BUSCANDO EL EQUILIBRIO ENTRE BENEFICIOS E IMPACTO SOCIAL

 

 En las inversiones de impacto socialmente responsables confluyen tres elementos. A la rentabilidad económica -la única presente en las que no son- se les añade el cumplimiento de los criterios ASG (medioambientales, sociales y de buen gobierno) y la sostenibilidad a largo plazo. Su confluencia tal como representa la figura de arriba es la inversión de impacto cuyo principal propósito es contribuir de forma significativa a los objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas.

 La generación millenial sigue estos criterios, son los mismos que estuvieron detrás del crecimiento masivo de plataformas de crowdfunding como Kickstarter, ayudando a recaudar más de EUR 5 mil millones para varios proyectos desde su lanzamiento en 2009. Ahora, este grupo demográfico está llegando a la edad adulta y está preparado para respaldar empresas que prefieren el impacto y la experiencia de inversión. No debería sorprender a nadie que estos inversores más jóvenes han hecho ya la transición de una inversión basada en recompensas a una inversión de capital.

 INVERSIONES BUSCANDO EL EQUILIBRIO ENTRE BENEFICIOS E IMPACTO SOCIAL

 

En este contexto y en sincronía con el contenido del artículo desde Inmocrowd vamos a promover inversiones de impacto:

Nuestro desempeño es alinear la financiación de un proyecto o producto inmobiliario para contribuir con humildad a alguno de los 17 objetivos de desarrollo sostenible. En nuestras oportunidades siempre tendremos un apartado explicando el impacto social que tendrá la financiación de ese proyecto en concreto y a que objetivo de los 17 contribuimos. No se trata tan sólo de generar valor para los promotores, inversores y la plataforma, sino que tiene que llegar a la sociedad. Todo negocio inmobiliario tiene un consumidor final, personas que acaban comprándolo o alquilándolo para vivir o para realizar una actividad en él. Y a ellos es a quién tiene que llegar la diferenciación de la propuesta de valor que aporta el crowdfunding inmobiliario. Y en nuestro caso es lo que nos diferencia y por ello somos la primera social real estate crowdimpacting platform.

 


Publicado por
Miguel García
CEO de InmoCrowd
Especialista en crowdfunding inmobiliario

0 Comentarios

Déjanos el tuyo:

Código de verificación
Esta web emplea cookies. Si continúas navegando entendemos que aceptas nuestra Política de cookies.