Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles
La web de crowdfunding inmobiliario
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles

UN CUENTO CROWD DE VERANO

General jueves 19 de julio de 2018

 

"No le tengo miedo a la muerte, le tengo ganas a la vida"

UN CUENTO CROWD DE VERANO

Cuando te diagnostican un cáncer avanzado y con metástasis en el sistema linfático y no sólo lo piensas, sino que crees que te vas a morir, es una de las experiencias más desgarradoras que cualquier existencia humana pueda experimentar en la vida. Pasar casi dos meses desde que te lo comunican pensando en la muerte cuando hasta ese momento vivías una juventud sana a uno le viene a la memoria esa gran poema de Jaime Gil de Biedma titulado "No volveré a ser joven" que bien merece la pena ser reproducido aquí:


"Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra. "

 

En ese sentido un ser humano se puede agarrar a la vida o a la muerte. Dependerá de muchas circunstancias el hacerlo a la una o a la otra. Y aquel que elija asirse a la vida utilizará argumentos en consonancia a su forma de ser. No hay camino mejor o peor, más el que uno elija es porque ansía encontrar su salvación.

Son conocidas las conexiones mente-cuerpo tanto para poder caer enfermo como para curar una enfermedad. En situaciones desesperadas, la depresión y el miedo a morir pueden hacer tanta mella como para dejarse llevar y no tener la suficiente fortaleza mental para decirle al cuerpo que vuelva a su situación previa. Además por supuesto la medicina ayudará en el camino de la curación.

Que la medicina occidental basa su curación en fármacos -en su mayor parte- de origen químico es un hecho como lo es que en otras partes del mundo utilizan medicinas alternativas, algunas de tradición milenaria. Este es el caso de la ayahuasca.

La ayahuasca, también conocida como yagé, es una mezcla de dos plantas -la enredadera de ayahuasca (Banisteriopsis caapi) y un arbusto llamado chacruna (Psychotria viridis), que son machacadas y cocidas en agua hirviendo hasta por 16 horas. La ayahuasca ha sido el quid de la curación y la vida espiritual en la gran cuenca del Amazonas desde tiempos inmemoriales, además contiene el alucinógeno dimetiltriptamina (DMT). La DMT es un alcaloide triptamínico, el cual es responsable de los sueños en la fase REM del descanso inconsciente. Es el responsable de los sueños lúcidos también. Se dice que el cuerpo sólo libera el DMT al nacer y al morir. En Suramérica -más en concreto en Colombia y Perú- la ayahuasca es una parte integral de algunas sociedades tribales y allí el consumo de la "planta maestra" o "sabia" "constituye la puerta al mundo espiritual y sus secretos, razón por la cual la medicina amazónica se ha estructurado alrededor de la ceremonia ayahuasca.

Desde luego su uso debe ser de tipo espiritual o terapéutico como una herramienta para tratar trastornos de estrés postraumático y depresión y no desde un uso recreacional o lúdico. Su toma debe ser guiada por un chamán con la experiencia suficiente para transmitir tranquilidad y confianza a la hora de enfrentarse a los efectos que produce. Probablemente la ayahuasca no es para todos, tienes que estar dispuesto a adentrarte en las profundidades de tu inconsciente y tener una poderosa y larga experiencia espiritual. Pero cuando vas sin miedo y dispuesto, es una experiencia que te cambia la vida. La ayahuasca no te da lo que quieres, sino lo que necesitas.

 

Cuando a Rodrigo Niño le diagnosticaron una forma agresiva de cáncer, recurrió a este psicodélico para aliviar su ansiedad en torno a la muerte. En el 2011 a los 41 años de edad los médicos le dijeron que sus posibilidades de sobrevivir eran escasas. "Tuve una experiencia cercana a la muerte porque mis posibilidades de sobrevivir eran muy malas. El cáncer entró en mi sistema linfático y me obligó a enfrentar la muerte. La idea es que nosotros, como seres humanos, sabemos que finalmente moriremos, simplemente no nos gusta saber cuándo", dijo Niño. "Cuando nos enfrentamos con esa posibilidad, tenemos mucho miedo". Tras visitar los mejores hospitales y pasar por dos operaciones sus opciones de curarse con la medicina occidental se habían acabado.

Sin dejarse amedrentrar pero desesperado en la esperanza, descubrió la ayahuasca en un artículo de National Geographic que decía que el té psicodélico hecho con raíces vegetales podía ayudar con las enfermedades autoinmunes y el cáncer linfático. Sin solución de continuidad pronto viajó al corazón de la selva tropical peruana para participar en una ceremonia de ayahuasca. Ante esta decisión que en sus circunstancias pudiera parecer desesperación comenta: "Soy un neoyorquino padre de tres hijos. Soy promotor inmobiliario y muy científico, un hombre de números. Para mí los alucinógenos eran solo otra droga ilegal como la heroína o la cocaína, pero no podría haber estado más equivocado".

Lo que experimentó fue tan profundo que le cuesta articularlo. "Fue aterrador. Fue muy aterrador. Después de cuatro sesiones tuve este conocimiento interno de que mi miedo a morir había desaparecido... Bueno, no se había ido, pero me hacía esperar la muerte. La parte paradójica es que te saca del miedo a morir y apreciar la vida de una manera mucho mayor ". "Y tenía que averiguar si era un efecto placebo causado por las alucinaciones, o si de hecho, había sido curado física y psicológicamente".

Se curó. Ahora, está ayudando a los mejores científicos a investigar cómo los alucinógenos lo ayudaron, y podría ayudar a otros. ¿Por qué? porque él cree que la única razón por la que está vivo hoy es debido a los psicodélicos. Asociado a varias líneas de investigación a través de fundaciones médicas que investigan sobre la base de que los psicodélicos ayudan a las personas con enfermedades mentales, depresión y adicciones pero se encuentran con la falta de fondos para financiar estos estudios, Niño no dudó en extrapolar el aprendizaje en el crowd inmobiliario para permitir que la familia, amigos y pacientes que luchan con esto contribuyan y para ello el pasado mes de mayo abrió Fundamental, una organización sin fines de lucro dónde recaudar el dinero.

Pero esa experiencia trajo algo tan o más importante como lo descrito. Esa experiencia mística -que Niño resume en seis factores que explica en este artículo, titulado "Una revolución mental"- no sólo le quitó el miedo a morir, sino que le hizo aceptar una nueva realidad. En sus "viajes" con la ayahuasca se reencontró con ideas que habitaban en lo más profundo de su ser. La luz se encendió para tras una profunda transformación aplicar el concepto de crowdfunding a su negocio inmobiliario. 

Además de perderle el miedo a la muerte, cuenta que entendió que era urgente crear un nuevo paradigma que saliera de la lógica de capitalismo versus comunismo y validara el beneficio individual, pero siempre en función del beneficio colectivo. Dice Niño:  "La sociedad actual se debate en dos extremos. Por un lado el beneficio individual a costa del beneficio colectivo, que es el capitalismo, que generó un crecimiento exponencial para todo el sistema, pero también provocó concentración de riquezas, hambre y miseria. La otra respuesta es el socialismo o comunismo, que sostiene que el beneficio colectivo prima sobre el individual. Y este sistema fracasó, incluso peor que el capitalismo". Entonces ese nuevo paradigma había que buscarlo en un nuevo sistema, que Niño explica así: "Hoy entre un modelo capitalista en crisis y un modelo comunista inviable, había que buscar ese nuevo modelo que sea lo mejor para los dos mundos en el que ganara el individuo como en el capitalismo, mientras gana la sociedad como en el comunismo y sin depender de los fondos del gobierno o de los grandes inversionistas de siempre, un nuevo modelo dónde el capital lo pusieran los pequeños inversionistas de una manera organizada y segura, además”.

A partir de ese precepto tranformó Prodigy en la plataforma que es hoy en día.

Tal como anunciaba en este artículo que puedes leer pinchando aquí, Inmocrowd es asociado de Prodigy en España. Si quieres invertir en sus proyectos no dudes en contactarme.

Verano, 2018.

 


crowdfunding inmobiliario inmocrowd Prodigy Network rodrigo niño


Compartir en:
Publicado por
Miguel García
CEO de InmoCrowd
Especialista en crowdfunding inmobiliario

0 Comentarios

Déjanos el tuyo:

Código de verificación

¿Te ha gustado esta noticia? ¿Te gusta invertir?

¡Regístrate ahora en Inmocrowd y te avisaremos cuando estrenemos nuestro buscador!
Código de verificación