Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles
La web de crowdfunding inmobiliario
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles

La gitana y el préstamo de "empotecamiento".

General viernes 19 de septiembre de 2014


"Unos nacen tontos, otros tontos no son, y otros hacen tontos, a los que tontos no son" Proverbio Popular.




no sabe ná... no sabe ná...
-La inteligencia natural es un don que hace de algunas personas seres especiales. Normalmente se da en gente sin educación y con una vida dificíl, que a pesar de su condición, son capaces de dar verdaderas lecciones de sabiduría.

- Pues esto, se aplica al dedillo a la gitana de esta historia real. Relata la conversación entre un notario de pueblo y una gitana el día de la firma de un préstamo hipotecario, en el que la señora y su marido avalaban al hijo y a su novia en la operación. Y ocurrió así:



-Dice el notario de esta historia con muy buen criterio que: " Siempre digo a mis clientes que me pregunten, que no tengan prisas, que la hipoteca la podemos leer en cinco o cincuenta minutos, pero que luego estarán toda la vida pagándola, que no firmen si no están de acuerdo, que si leo rápido me pidan que vaya más lento, y que si no entienden simplemente me lo digan, porque son ellos los que más se beneficiarán si lo hacen".

-Y así hizo. Cuenta además que, a pesar del aparente machismo en la etnia gitana, aquí quién llevaba los calzones era la gitana madre y que el marido aunque aparentaba seriedad, era como aquel del chiste en el que la mujer le dice al marido:

-¡Paco quita el fútbol y baja la basura!                                                                     -¡Cualquier día de estos cojo la puerta y...!                                                        -¿¡Y!?.                                                                                                                                               -Y la lijo y la barnizo, que falta le hace. -Pues eso, que mandaba ella.

- No sabía ni le importaba que era el Euribor, ni la cláusula suelo y empezó diciendo: "miarma a mi no me hables en leuros, que yo me entiendo en duros y ya las pesetas me cuestan una jartá trabajo".

-Al concluir la lectura de la escritura, el notario pregunta si tienen alguna duda o algo que comentar,  y es cuándo la gitana se lanza y  dice:

-Vamos a ver “Don Notario” esto del préstamo con “empotecamiento” es como si el banco me da un saco de garbanzos y me dice que le devuelva un potaje ¿no?.

- Y continúo diciendo: Mire Ud el banco me da dinero, que es como si me da un saco de garbanzos, y a cambio me dice: tu me devuelves el dinero con interés que es lo mismo que si me dice me devuelves los garbanzos, pero además le echas unas verduritas, una pringá, lo pones a fuego lento y me haces un potaje. Pero eso no es malo “Don Notario”. La gente pasa mucha “jambre” y el banco también tiene “jambre”, es normal que quieran comer potaje las “criaturitas”.

-Sin parar, dijo: Don Notario” Ud me ha “dijío” que la casa es “der niño” ¿no?. A lo que el notario le dijo que sí. Pos” entonces “er” banco se come el potaje del “parné”, pero deja “ar niño” “meten” la cuchara en “er potaje del parné” y también le deja que se coma solito con la novia “er potaje de la casa.

- Ante tal fenómeno, el notario no se contuvo y le preguntó: Mire Ud señora, a mi me preocupa mucho la situación económica actual, y la crisis que padecemos, ¿Cómo cree Ud que puedes devolver un potaje si sólo te han dado unos garbanzos y no hay manera de encontrar ni verduras ni pringá?.

-A lo que respondió, no después de pensar lo que realmente le preguntaba: “¿Cizi?” yo ” zi que zé” lo que es la “Crizi”; yo me he tirado “toita la via” trabajando, pasando “mizeria”, “jir” (frío), jacha (calor) y “orobando” (llorando), pero en mi casa nunca ha “fartao” un potaje como Dios manda.

Del “empotecamiento zardremo como za zalío toa la vida”.

-Ahora “er niño” en vez de levantarse a las cinco, que se levante a las cuatro, que “atrinque la flagoneta”, y que me monte ” má mejón er tenderete en el mercaillo”; que “ze deje de pircing” y le compre a mi niña un “collá bonito”; y que no me beba más cubatas, así gritará más fuerte que la del tenderete de “ar lao” (la bula der bato pa la der tenderete -susurró-) y que “zarga” del “empotecamiento” pronto, que aún nos “quean” muchos zagales por casar y los tendremos que “avalá”.

-Lo único que ha pasado es que la gente se ha “jinchao” a “comé” potaje estos años, y ahora les pasa lo que les pasa a todos los que se comen del tirón cinco kilos de garbanzos con “tos” sus avíos….

 

-Increíble ,¿verdad?. Que sabiduría la de la gitana.

-Pues esta historia real le ocurrió al  Sr. " Don Notario" Francisco Rosales de Alcalá de Guadaira y se puede leer el artículo original en su magnífico blog, aquí.

el notario hipotecas mercado hipotecario préstamos hipotecarios


Compartir en:
Publicado por
Miguel García
CEO de InmoCrowd
Especialista en crowdfunding inmobiliario

1 Comentarios

Teo | 11/01/2017 18:38

Una verdadera realidad de la España de hoy. Muy gracioso.
Saludos y enohorabuena por el blog

Déjanos el tuyo:

Código de verificación

¿Te ha gustado esta noticia? ¿Te gusta invertir?

¡Regístrate ahora en Inmocrowd y te avisaremos cuando estrenemos nuestro buscador!
Código de verificación