Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles
La web de crowdfunding inmobiliario
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles

LA ESENCIA DEL CONCEPTO: UNA VISIÓN GENERAL

General sábado 8 de junio de 2019

 

Miguel, Ramón, Gabriel y Teo son amigos. Todos, excepto Miguel, son ahora profesionales ajenos al sector inmobiliario. Miguel, el experto en el sector, siempre les ofrece a sus amigos invertir con él en buenas operaciones que estudia con cariño para ellos. Así las cosas, reúnen el dinero en común y cuando las inversiones se completan Miguel se lo devuelve con las plusvalías obtenidas.

La inversión en inmuebles requiere de tres elementos fundamentales: gestión profesional, transparencia y confianza. Precisamente los valores que Miguel representa para sus amigos, que no dudan en aportar en cuanto les ofrece oportunidades.

 

Si trasladamos esto al entorno de Internet es lo que se conoce como CFI. La puesta en común de fondos por múltiples inversores en un proyecto inmobiliario a través de Internet. Un nuevo giro de un viejo concepto, los sindicatos de (amigos) inversores, pero sin la barrera de un alto capital inicial. La sindicación 2.0. es la democratización de la inversión inmobiliaria. Permite invertir en un sector de altos rendimientos desde pequeñas cantidades. En definitiva, es el arte de llevar a cabo el negocio de inversión inmobiliaria tradicional de forma rápida, transparente y eficiente, ahorrando tiempo y dinero tanto para promotores como para inversores.

Ahora bien, el término inmobiliario es un lastre. De entrada  lo que se relacione con él no inspira simpatía. Mala fama, se suele decir. En una de sus acepciones la RAE define fama como "opinión que la gente tiene de algo". Y la opinión que la gente tiene acerca del sector inmobiliario, no es buena en general. Pero algo no es bueno ni malo en sí mismo sino que lo es dependiendo del uso que le demos, incluso un mercado. En el inmobiliario además se fue un paso más allá, del mal uso al abuso. Se especuló y se ensució, cuando a priori por lo argumentado, es sano.

Si nos vamos a la RAE de nuevo, nos define especular como: "Operación comercial que se practica con mercancías, valores o bienes, de manera que se compran a bajo precio y se mantienen sin producir esperando a que este suba para venderlos". Su definición más peyorativa sin duda, atribuida al inmobiliario.

Por otra parte la gente sí suele tener una muy buena opinión acerca del CF. Inspira simpatía, tiene buena fama y en general es reconocido como algo bueno. Entonces la pregunta que nos podemos hacer es: ¿Es suficiente el valor que la sociedad le da al CF para que asociado a inmobiliario vean a este con otros (buenos) ojos?

Los verdaderos crowdfunders, en cualquiera de sus modalidades, pertenecen a una tribu que apoyan a personas y proyectos porque cree en ellos, sin más recompensa que esperar el éxito de los mismos para sentirse partícipes de ello. Los que llegan a un proyecto inmobiliario, además, buscan un retorno a su inversión desde luego, pero saben que mientras eso no se produzca su dinero alimenta a una serie  encadenada de recursos que son asignados a la economía real y productiva que van, desde el técnico que redacte el proyecto hasta un pintor que le da la última mano a las paredes de la casa. Esa casa que inmediatamente se pone en alquiler o en venta y que hará posible el retorno económico de su dinero. Pero eso viene después, antes ya ha obtenido un retorno social. Pertenecen a la tribu.

Ser miembro de la tribu les hace sentirse parte de algo que se comparte porque se tiene en común. Dos crowdfunders inmobiliarios que no se conozcan pueden tener sensaciones similares cuando caminan por la calle y en un determinado momento se paran a mirar "su casa", orgullosos. Pero lo hacen por emociones más que por razones, incluidas las económicas.

Y si a alguien aun le queden dudas y crea que el CF también especula con el inmobiliario que vuelva a la RAE y lea que especular también significa transparente, diáfano. El significado que le dan todos los que aman el CF cuando lo asocian al inmobiliario. De esta forma podemos decir que el CF es especulativo con el inmobiliario, sin dudar de su verdadero significado.

Por otra parte, el CFI en sí mismo posibilita la redistribución de la riqueza inmobiliaria y cambia el paradigma: “Antes, unos pocos ganaban todo. Ahora, muchos ganan su parte”. Alinea a una serie de personas con los mismos intereses para llevar a cabo una operación de inversión inmobiliaria. Se sabe que la sabiduría de las masas del CF confirma que el mercado es el mejor mecanismo de asignación del ahorro a la inversión.

Desde el punto de vista financiero complementa y a veces hasta sustituye a los bancos, por lo que de forma novedosa nos encontramos, en parte, ante la desbancarización del sector.

Las plataformas web en Internet, en el marco de las denominadas proptech -acrónimo de propiedad y tecnología- son empresas tecnológicas especializadas y las encargadas de llevarlo a la práctica. Son plataformas de intermediación, entre promotores -oferentes de inversiones- e inversores, demandantes de oportunidades. En España, desde el punto de vista legal, como veremos más adelante, su actividad está regulada por Ley, en concreto la 5/2015, que las obliga a obtener una licencia y estar bajo la supervisión de la CNMV.

Ahora bien, es fundamental elegir la plataforma correcta en una labor de supervisión por agentes e inversores, que como mínimo deben realizar las tareas de: investigaciones propias de mercado y analizar los antecedentes de la plataforma y de los promotores que ofrecen sus oportunidades en ellas. Las plataformas, a su vez, deberán cumplir con unos requisitos básicos: garantía, en cumplimiento de las leyes y otras garantías fiscales y de liquidez. Transparencia: simetría en la información, clara y veraz. Elección profesional de sus promotores.

En conclusión, el CF se antoja como una vía alternativa de financiación e inversión de activos inmobiliarios con un próspero futuro por delante.

LA ESENCIA DEL CONCEPTO: UNA VISIÓN GENERAL

 

NOTA: Este texto es un extracto del libro Crowdfunding inmobiliario. La democratización de las inversiones en inmuebles.


crowdfunding inmobiliario democratización inmobiliaria inmocrowd libro


Compartir en:
Publicado por
Miguel García
CEO de InmoCrowd
Especialista en crowdfunding inmobiliario

0 Comentarios

Déjanos el tuyo:

Código de verificación

¿Te ha gustado esta noticia? ¿Te gusta invertir?

¡Regístrate ahora en Inmocrowd y te avisaremos cuando estrenemos nuestro buscador!
Código de verificación