Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles
La web de crowdfunding inmobiliario
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles

CROWDFUNDING INMOBILIARIO, ¿SÍ O NO?

Noticias CFI express lunes 20 de noviembre de 2017

CROWDFUNDING INMOBILIARIO, ¿SÍ O NO?

En el último número de la revista del colegio de Administradores de Fincas de Madrid se publicó un artículo en la sección "Tatami inmobiliario" cuyo título es el mismo que el del presente post. Se trata de una sección en la que la editorial propone un tema y dos autores -que además saben de antemano que tienen opiniones opuestas- escriben aportando su punto de vista. Ante esta situación y la propuesta de colaboración, mi participación -que duda cabe- se orientó hacia el sí. Mi "contrincante" obviamente, hacia la del no.

Ignacio Ortiz al que no tengo el gusto de conocer personalmente -sí a través de rrss-, es consultor inmobiliario. Hace un tiempo que conoce la aparición y desarrollo del crowdfunding inmobiliario. Colabora así mismo con medios de forma periódica y escribe el blog Entorno habitable artículos relacionados con la arquitectura y el sector inmobiliario, algunos ciertamente interesantes. Sin embargo Andrés tiene una opinión negativa acerca del crowdfunding inmobiliario.

 

CROWDFUNDING INMOBILIARIO, ¿SÍ O NO?

 

Vaya por delante que respeto cualquier forma de pensar, faltaría más. No obstante aprovechando esta pequeña reseña sobre la aparición de este artículo quisiera decirle desde aquí lo siguiente:

Amigo Andrés, de verdad y sin acritud, tienes una visión sesgada de la esencia de lo que es el crowdfunding inmobiliario. Obsesionarte con las prácticas de una sola empresa - a la que aquí y ahora no mencionaré al igual que tú en el escrito-, que a tu juicio no sean del todo lo transparentes para una ejecución ideal del modelo, no es motivo suficiente para criticarlo por entero. De esta forma el discurso con sus argumentaciones van hacia un esquema reduccionista con explicaciones de conceptos que por lo general se quedan en un nivel de investigación inferior. Más allá de esto lo que preocupa es lanzar un mensaje - a tu juicio- negativo a la sociedad de las "maldades" del modelo. Has tenido y tienes espacio en otros medios más que suficiente para "largar" sobre esa empresa y quedarte a gusto. En esta ocasión se proponía escribir acerca del crowdfunding inmobiliario para todos aquellos lectores que aún no lo conociesen y por supuesto desde la libertad de expresar tu postura de disconformidad y desaconsejar a la gente no acercarse al modelo. Pero con una visión global, no reducida -repito- a la crítica de un solo actor. Tú, yo y quien lea estas líneas sabemos de que empresa estamos hablando, pero no los que han podido leer la revista y haberse quedado con tú opinión. Por último, "que los árboles no te impidan ver el bosque".

No sé quién gano el "combate", yo por mi parte seguiré luchando desde aquí para informar y que cada uno tome sus propias decisiones.

Aquí os la dejo:

 

CROWDFUNDING INMOBILIARIO, ¿SÍ O NO?

 

Texto del artículo:

Miguel, Ramón, Gabriel y Teo son amigos. Todos, excepto Miguel, son ahora profesionales ajenos al sector inmobiliario. Miguel, el experto en el sector, siempre les ofrece a sus amigos invertir con él en buenas operaciones que estudia con cariño para ellos. Así las cosas, reúnen el dinero en común y cuando las inversiones son completadas Miguel se lo devuelve con las plusvalías obtenidas.

La inversión en inmuebles requiere de tres elementos fundamentales: gestión profesional, transparencia y confianza. Precisamente los valores que Miguel representa para sus amigos, que no dudan en aportar en cuanto les ofrece oportunidades.

Si trasladamos esto al entorno de Internet es lo que se conoce como crowdfunding inmobiliario. La puesta en común de fondos por múltiples inversores en un proyecto inmobiliario a través de Internet. Un nuevo giro de un viejo concepto, los sindicatos de (amigos) inversores, pero sin la barrera de un alto capital inicial. La sindicación 2.0. es la democratización de la inversión inmobiliaria. Permite, en dos clicks, invertir en un sector de altos rendimientos desde pequeñas cantidades. En definitiva, es el arte de llevar a cabo el negocio de inversión inmobiliaria tradicional de forma rápida, transparente y eficiente, ahorrando tiempo y dinero tanto para promotores como para inversores.

El crowdfunding inmobiliario posibilita la redistribución de la riqueza inmobiliaria y cambia el paradigma: “Antes, unos pocos ganaban todo. Ahora, muchos ganan su parte”. Alinea a una serie de personas con los mismos intereses para llevar a cabo una operación de inversión inmobiliaria, la sabiduría de las masas del crowdfunding confirma que el mercado es el mejor mecanismo de asignación del ahorro a la inversión. Desde el punto de vista financiero sustituye a los bancos por lo que de forma novedosa nos encontramos, en parte, ante la desbancarización del sector.

Así mismo sirve para regenerar un sector clave en la economía. Los inversores esperan un retorno para su dinero, pero saben que mientras eso no se produzca su inversión alimenta a una serie de recursos que son asignados a la economía real y productiva.

Las plataformas web en el marco de las denominadas proptech -acrónimo de propiedad y tecnología- son empresas tecnológicas especializadas y las encargadas de llevarlo a la práctica. Son plataformas de intermediación, entre promotores -oferentes de inversiones- e inversores, demandantes de oportunidades. Las mismas pueden ser una línea de negocio para las agencias inmobiliarias añadiendo otro producto más en su cartera para comercializar. Desde el punto de vista legal su actividad está regulada por Ley, en concreto la 5/2015, que las obliga a obtener una licencia y estar bajo la supervisión de la CNMV.

Ahora bien, es fundamental elegir la plataforma correcta en una labor de supervisión por agentes e inversores, que como mínimo deben realizar estas tareas: investigaciones propias de mercado y analizar los antecedentes de la plataforma y de los promotores que ofrecen sus oportunidades en ellas. Las plataformas, a su vez, deberán cumplir con unos requisitos básicos: garantía, en cumplimiento de las leyes y otras garantías fiscales y de liquidez. Transparencia: simetría en la información, clara y veraz. Elección profesional de sus promotores.

En conclusión, el crowdfunding inmobiliario se antoja como una vía alternativa de financiación e inversión con un próspero futuro por delante. Por tanto, crowdfunding inmobiliario, sí.


administradores fincas crowdfunding crowdfunding inmobiliario crowdfunding inmobiliario españa prensa


Compartir en:
Publicado por
Miguel García
CEO de InmoCrowd
Especialista en crowdfunding inmobiliario

0 Comentarios

Déjanos el tuyo:

Código de verificación

¿Te ha gustado esta noticia? ¿Te gusta invertir?

¡Regístrate ahora en Inmocrowd y te avisaremos cuando estrenemos nuestro buscador!
Código de verificación