Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles
La web de crowdfunding inmobiliario
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles

COOPERATIVA DE INVERSORES OFF-LINE & CROWDFUNDING INMOBILIARIO ON-LINE

General lunes 15 de febrero de 2016

 

"La confianza es lo único que no tiene garantía cuando se rompe" Mafalda

 

cooperativa2



 

En ocasiones cuando le explico a alguien qué es y en que consiste el crowdfunding inmobiliario, la repuesta que me dan es, ¡pero, si eso se ha hecho toda la vida!. Y el argumento que utilizan no deja de tener razón. Siempre se han juntado personas conocidas con alto poder adquisitivo o en su defecto solventes para una entidad financiera para poder acceder sin problemas a un préstamo promotor(sin entrar en los criterios de relajación pre-burbuja para otorgarlos de éstas) y así obtener la financiación y desarrollar una promoción inmobiliaria. Desde médicos, notarios, funcionarios de distinta índole lo han hecho. Me viene ahora a la cabeza aquel chascarrrillo gracioso que se utilizaba en aquella época de bonanza y que decía:"¿Qué hace un médico?.Pone una consulta. ¿Y dos médicos? Ponen una clínica. ¿Y tres médicos? Una promoción inmobiliaria".

Y es cierto. En épocas pasadas de bonanza ecónomica en la que el sector inmobiliario, gustase o no, era la locomotora de la economía española llegando hasta un 17% del PIB, así era. Pero, ¿qué o a quién se le exigía algo para ser promotor inmobiliario?. Nada y a nadie, de ahí el problema. No existía, ni existe absolutamente ninguna barrera de entrada. Esta es una de las razones por las que el inmobiliario no tuvo y le va a costar tener, un reconocimiento de la sociedad como un sector serio. Por supuesto, existen honradas excepciones que siendo minoría, "pagan justos por pecadores". Para que cambie esa percepción en la sociedad civil, el reto es convertir esa minoría en mayoría.

No obstante lo dicho, sin lugar a dudas a aquello se le puede llamar una cooperativa de inversores antes y siempre, o dicho de otra manera, un crowdfunding inmobiliario off-line en contraposición al on-line. Así las cosas, la figura clave en las dos modalidades es la gestora, la de la cooperativa como entidad en el off-line y la PFP(plataforma de financiación participativa) en el on-line. Y para que funcione en ambos casos la palabra mágica es confianza, lo único que no tiene garantía cuando se rompe, en palabras de Mafalda, esa pequeña gran filósofa de los tebeos de Quino.

La gestora es el núcleo dónde debe orbitar la profesionalidad y la confianza su fuerza gravitatoria.

Antes de seguir, recomiendo leer este post:" Lo que no es el crowdfunding inmobiliario", para no confundir una cooperativa de inversores con una de viviendas.

Una plataforma de crowdfunding inmobiliario on-line utiliza el potencial de la tecnología actual para poder desarrollar su negocio de forma disruptiva. Son empresas nacidas y criadas en internet, startups englobadas en las denominadas Fintech, que en sus inicios tienen el deseo de que su modelo de negocio sea escalable y global.

Pero no olvidemos que se nutren de recursos del mundo "real" para poder evolucionar como cualquier otra empresa. Agencias inmobiliarias, empresas de reforma, técnicos para realizar los proyectos de esas reformas y un sin fin de ellos que los aglutina, ordena y dirigen los gestores de esas plataformas y cuyo resultado final es la web en la que con un cuantos clicks de ratón nos permite invertir en inmuebles.

Reunen a una pluralidad de inversores que, haciendo un juego de palabras, son una cooperativa de inversores on-line que confian su dinero a los gestores en las oportunidades de inversión que estos hayan seleccionado para ellos.

Cooperativas  de inversores off-line o cooperativas de inversores on-line o crowdfunding tanto monta, monta tanto. Pero el mensaje está claro, gestión profesional y confianza. Y si a estos dos elementos fundamentales les sumamos estos cuatro que siguen, el éxito debería estar asegurado en ambas modalidades:

Expectativas de beneficio mutuo para los gestores y los cooperativistas. Sin expectativas y sin ilusión no hay negocio.

Garantía: Cumplimiento de las leyes. Ciertas garantías fiscales y de liquidez.

Beneficio mutuo: La gestora cobrando por sus servicios y los cooperativistas retornando su inversión con plusvalías.

Transparencia: En un sector tan opaco, absolutamente necesaria la simetría en la información.

 


cooperativas inversores cooperativas viviendas crowdfunding inmobiliario disruptive innovation plataformas crowdfunding


Compartir en:
Publicado por
Miguel García
CEO de InmoCrowd
Especialista en crowdfunding inmobiliario

0 Comentarios

Déjanos el tuyo:

Código de verificación

¿Te ha gustado esta noticia? ¿Te gusta invertir?

¡Regístrate ahora en Inmocrowd y te avisaremos cuando estrenemos nuestro buscador!
Código de verificación