Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles
La web de crowdfunding inmobiliario
La web de Crowdfunding Inmobiliario que facilita
la democratización de las inversiones en Inmuebles

BLOCKCHAIN Y LA TOKENIZACIÓN DE INMUEBLES (II). ACTIVO DIGITAL & ACTIVO REAL

General viernes 15 de junio de 2018

El desafío clave para cualquier sistema que involucre la tokenización de activos tangibles, como los inmuebles, es asegurar que el token digital permanezca vinculado -de por vida- al activo del mundo real.

 

BLOCKCHAIN Y LA TOKENIZACIÓN DE INMUEBLES. SU IMPACTO EN EL MERCADO INMOBILIARIO (II)

 

Esta frase, que incluía en la primera parte de este artículo -que puedes leer aquí- sintetiza el gran problema que hay que resolver hoy en día en la transmisión de inmuebles en el Internet del valor a través de una aplicación en una blockchain. En un contexto descentralizado los contratos -mal llamados inteligentes- solo funcionan si existe un vínculo definitivo entre la versión digital (token) y la versión física (el inmueble). Es decir, siempre que la versión digital del inmueble cambie de propietario, la versión física también debe cambiar de propietario. Es necesario e imprescindible que el mundo digital esté enterado del mundo físico. Desde un punto de vista tecnológico tokenizar un activo inmobiliario es simple, ahora bien, que sea legalmente aceptado y con plenas garantías es muy complejo.

Veamos un ejemplo: Ana, una italiana tiene una casa en Bali y puede demostrar que es dueña de esa casa. Roberto, español, puede pagar la casa y se la compra, todo a través de un contrato "inteligente" en una web de blockchain, fácil, rápido y sin intervención de nadie más. Suena bien, ¿verdad?. Pues además de realizar la transacción digital necesariamente se tiene que hacer la física con lo que ya no es tan descentralizado. He aquí el problema que resulta difícil de resolver ya sea que se trate de inmuebles, coches o patatas en este espacio descentralizado.

Tal como decía en la primera parte del artículo, los activos físicos están regulados por la jurisdicción en la que se encuentran y esto significa que, en cierto sentido, se confía en algo además del contrato inteligente que se haya creado. Lo que viene a decir que la posesión de un contrato inteligente no significa de modo alguno la posesión en el mundo real y sufren el mismo problema de confianza que los contratos normales. Un contrato inteligente que confía en un tercero elimina la característica principal de la blockchain, la falta de confianza.

En este sentido cuando Ana transfiere la casa a Roberto el contrato inteligente debe saber que ella realmente transfirió la casa a Roberto -para recibir el pago- y para ello tiene que haber un tercero de confianza para verificar los documentos del mundo real. Así las cosas, la casa podría representarse como un token no fungible en Ethereum, un ERC 721. Ana podría transferir la casa a Roberto en un intercambio por una cierta cantidad de ETH. Bien, pero Roberto necesita confiar en que el token en realidad representa la casa de Ana.

En blockchain a este tercero de confianza se les llama Oráculos. Y son la única forma en que los contratos inteligentes interactúan con datos fuera del entorno de Blockchain. Es decir, necesariamente tiene que haber algún Oráculo que garantice la transferencia del token que representa la casa de Ana a Roberto y que constate que la casa pase a ser suya legalmente. Así las cosas incluso con este oráculo -que perfectamente pudiera estar representado en un título de propiedad certificado por el Registro de inmuebles balinés- que pasaría si por ejemplo le roban el token, ¿es del chorizo digital la casa ahora? o que lo pierde, ¿no existe la casa ya para vender? o si Roberto quiere hipotecar, ¿cómo se hipoteca un token?.

A estas cuestiones se puede añadir estas otras:

¿Cómo se realiza el KYC (Know Your Customer) y AML (Anti Money Laundering) para transacciones inmobiliarias transfonterizas?

¿Quien le asesora si existen beneficios fiscales para la compra en Bali y de existir como se entera el contrato para reflejarlo?

O como decía en el primer artículo, de existir alguna disputa o discrepancia entre las partes, ¿qué jurisdicción está hoy capacitada para dirimir pleitos derivados de esta índole?.

Y por último:¿Existe alguna solución que pueda funcionar sin problemas en todas las jurisdicciones y en todos los países?

La respuesta a esta última pregunta es no. No obstante hay varias iniciativas trabajando en este panorama legal y de cumplimiento para dar solución a este complejo laberinto, no sólo en el mundo inmobiliario en particular, sino en el criptomundo en general. Y quien lo consiga se erigirá en el caso de uso real más grande en este nuevo paradigma del Internet del valor. Para el caso del inmobiliario traerá consigo el mayor de los retos hasta el momento, recordemos, inyección de liquidez en el mercado con la tokenización.

Así las cosas, dos pruebas de concepto que están trabajando en este campo son fabrica y harbor.

El concepto de fábrica a priori parece sencillo. Introduce un capa intermedia entre la empresa inmobiliaria que ofrece invertir en los inmuebles y los compradores y vendedores, de tal manera que dicha capa es un tercero de confianza representado en la figura de un fideicomiso que actua de garante. Es decir, se cede la propiedad al fideicomiso y se recoge en un contrato que opera digitalmente dentro de la blockchain, el cual es revisado para cada transacción por la fiduciaria. Y se conectan a través de APIS, que son unos protocolos para que las webs se comuniquen entre ellas - para entendernos- y de esta forma el contrato inteligente que finalmente se utilice para firmar las transacciones esté revisado para darle validez.

En esta imagen se ve de forma gráfica dicha operativa.

BLOCKCHAIN Y LA TOKENIZACIÓN DE INMUEBLES. SU IMPACTO EN EL MERCADO INMOBILIARIO (II)

 

Y harbor está diseñando un concepto parecido pero lo complica un poco más. Introduce otra capa intermedia a modo de token. Este token denominado R-Token (Regulated Token) lleva la información para el cumplimiento normativo y en todas las jurisdicciones - eso dicen- desde la emisión hasta el intercambio en mercados secundarios. Para ello se apoya en lo que llaman el Regulador del servicio, un protocolo que comprueba la información que ha de llevar el R-Token, entre ellas una lista blanca de los inversores que pueden participar -en la compra de tokens de una propiedad- porque hayan sido aprobados y verificados en KYC y AML, ect  y supervisada la regulación del país de emisión. Para ello a su vez se apoya en lo que llaman el registro de servicio, que proporciona la dirección del regulador del Servicio apropiado para el R-Token; el R-Token luego verifica con el Servicio Regulador dado para obtener la aprobación comercial. Un poco lío, no obstante en la figura adjunta aclara más este juego de palabras.

 

BLOCKCHAIN Y LA TOKENIZACIÓN DE INMUEBLES (II). ACTIVO DIGITAL & ACTIVO REAL

 

Conclusión:

La tokenización trae grandes ventajas pero como cualquier innovación debe contar con la participación de empresas y organismos establecidos asi como de la regulación. Se hace difícil la transición de un modelo económico viejo a uno nuevo sin contar con ellos. La total eliminación de intermediarios tal como la tecnología blockchain detrás de Bitcoin -con mayúsculas- pretende, no se puede aplicar en todos los ámbitos en los que se trate de implementarla.

 

 

 


blockchain critodivisas fabrica harbor smart contracts tokenización tokens


Compartir en:
Publicado por
Miguel García
CEO de InmoCrowd
Especialista en crowdfunding inmobiliario

0 Comentarios

Déjanos el tuyo:

Código de verificación

¿Te ha gustado esta noticia? ¿Te gusta invertir?

¡Regístrate ahora en Inmocrowd y te avisaremos cuando estrenemos nuestro buscador!
Código de verificación